Saltar al contenido
Enfermedades.top

Arritmia: ¿Qué es, cuáles son las causas y su tratamiento?

Arritmia
Arritmia: ¿Qué es, cuáles son las causas y su tratamiento?
5 (100%) 1 vote

La arritmia es un trastorno de la frecuencia cardíaca, es decir, el ritmo según late el corazón el cual puede ser muy rápido (taticardia) o muy lento (bradicardia).

En el siguiente artículo hablaremos sobre las causas de esta enfermedad, los principales síntomas y los tratamientos que debe seguir para evitar mayores complicaciones.

¿Qué es la arritmia?

De acuerdo con José Ramón González, expresidente de la Sociedad Española de Cardiología, la arritmia es un cambio anormal en la frecuencia con la que se contra el corazón, debido a una alteración en los circuitos eléctricos que estimulan las fibras del músculo cardíaco. Esto indica, una variación en el ritmo normal con el que debe latir este órgano.

Para que el corazón pueda bombear la sangre suficiente a todo el organismo, este debe relajar y apretar todas sus fibras en conjunto y en un lapso de tiempo. De lo contrario estas actúan de forma separada y a destiempo, la fuerza del bombeo disminuye y por ende su eficiencia, dejando sin sangre a los tejidos.

Enfermedad Arritmia

¿Cuáles son las causas?

Expertos aseguran que las arritmias son causadas por problemas en el sistema de conducción eléctrica del corazón. De igual manera, este trastorno está asociado con:

  • Niveles anormales de potasio u otras sustancias en el cuerpo
  • Ataque al corazón o daño al miocardio por un ataque al corazón
  • Cardiopatía congénita
  • Insuficiencia cardíaca
  • Hipertiroidismo

Junto con esto, pueden contribuir a la aparición de la arritmia en las personas sustancias como:

  • Alcohol
  • Cafeína
  • Drogas estimulantes
  • Medicamentos para el corazón
  • La presión arterial
  • Consumo de nicotina
  • Medicamentos para la depresión

Síntomas de la arritmia:

Expertos en el tema aseguran que los síntomas de esta enfermedad depende del tipo de arritmia que padece el paciente. Incluso, aseguran que en algunas de ellas no se presentan síntomas como tal.

Sin embargo, y como en toda enfermedad, existen algunas manifestaciones que permiten detectar a tiempo este trastorno y tratarlo. Debe tener en cuenta que ante cualquier similitud es bueno que consulte a su médico, esto con el fin de descartar cualquier otra enfermedad.

Entre los síntomas asociados con la arritmia están:

  •  Las palpitaciones, que en condiciones normales el latido del corazón no se percibe y no siempre indican una situación patológica o sufrir de taquicardia.
  • La pérdida brusca de la conciencia del paciente, y se caracteriza porque la persona se recupera de esta rápidamente.
  • Junto con esto, los pacientes suelen presentar cansancio, dolor en el pecho u opresión, ganas de orinar con más frecuencia.

Tipos de arritmia:

Los tipos más comunes de arritmia son los siguientes:

Arritmia supraventriculares:

  • Taquicardia supraventricular: en esta la frecuencia cardíaca es regular pero alcanza valores altos, sobre los 150 – 250 latidos por minuto. Conocedores aseguran que esta puede presentarse de forma repentina y así mismo suele desaparecer. Por lo general se presenta en los recién nacidos, gente joven y en personas con altos niveles de estrés.
  • Fibrilación auricular: esta es la arritmia más frecuente después de la extrasístoles ventriculares, y es una de las principales causas de accidentes cerebrovasculares en personas mayores. Este tipo de arritmia se caracteriza porque las fibras musculares del corazón se contraen de manera independiente, lo que evita la efectividad del impulso de la sangre de las aurículas a los ventrículos. En ocasiones esta actividad puede producir coágulos y que la sangre se estanque en las aurículas.
  • Síndrome de Wolff-Parkinson-White (WPW): este tipo de arritmia se genera por las vías de conducción adicionales que funcionan como atajos para las corrientes eléctricas del corazón y que van desde las aurículas a los ventrículos, ocasionando una frecuencia cardíaca bastante elevada. Quienes padecen de este tipo de arritmia pueden sufrir mareos o desmayos.

La arritmia cardiaca:

La arritmia cardíaca, en pocas palabras, son problemas del ritmo cardíaco. Estas ocurren cuando los impulsos eléctricos,  los cuales coordinan los latidos cardíacos, no funcionan adecuadamente generando que el corazón lata muy rápido, muy lento o de manera irregular.

Según expertos, estas pueden provocar en los pacientes una sensación de corazón acelerado en el pecho y pueden ser inofensivas. Sin embargo, algunas de estas arritmias pueden provocar síntomas molestos y mortales.

  • Bloqueo cardíaco: este se produce cuando alguna de las vías principales de conducción de la red eléctrica del corazón se interrumpe o el paso es demasiado lento. Entre las causas que señalan los expertos para padecer de este tipo de arritmia están: el envejecimiento, la cicatrización tras un infarto de miocardio y otras alteraciones del corazón.

La arritmia ventricular:

Esta es una de las arritmias más graves, ya que requiere asistencia médica inmediata. Expertos señalan que en esta el latido cardíaco se inicia en los ventrículos, y no en nodo sinusal, por lo que las fibras musculares empiezan a contraerse de forma descordinada y muy deprisa.

En esta, el corazón puede alcanzar latidos bastante rápidos entre 120 y 250 veces por minuto. Esto genera que el corazón no bombee sangre de manera eficaz a todos los órganos por lo que puede producir la pérdida de conciencia en el paciente.

Conocedores aseguran que este tipo de arritmia puede durar unos pocos segundos y no causar ningún síntoma, así como durar mucho y causar algunos signos como mareos, aturdimiento o palpitaciones. De igual manera puede hacer que el corazón se detenga ocasionando un paro cardíaco repentino.

  • Extrasístoles: en esta se produce un impulso cardíaco fuera de la red eléctrica produciendo palpitaciones que desaparecen al poco tiempo. Estas se suelen desencadenar con más frecuencia con el consumo de tabaco, alcohol, cafeína, té y chocolate. De igual manera, puede presentarse en cualquier corazón, sea sano o enfermo.
  • Taquicardia ventricular: según expertos, quien padezca este tipo de arritmia presenta los impulsos eléctricos del corazón en cualquier punto de las paredes de los ventrículos y se transmiten al resto del corazón por vías alternas. En esta el latido no es homogéneo, tiende a acelerarse y bombea con menos eficacia. Es categorizada como una arritmia con riesgo vital.
  • Fibrilación ventricular: conocedores aseguran que es el tipo de arritmia más grave y precede a la muerte súbita. En esta el paciente presenta varios impulsos eléctricos en diferentes puntos de las paredes de los ventrículos, estimulando de manera caótica la contracción del corazón. A raíz de esto el corazón no se contrae de manera homogénea y el bombeo de sangre se anula.

Arritmia sinusal:

En esta arritmia se presenta una alteración del ritmo cardíaco que puede alcanzar las 160 pulsaciones por minuto. Según expertos, aunque esta arritmia es provocada por actividad nerviosa autónoma no es peligrosa, si puede generar una alerta si se mantiene a 120 pulsaciones por minuto, ya que este resultado limita con la capacidad funcional de la persona.

Por lo general, esta arritmia es una respuesta al ejercicio, la fiebre y el dolor. De igual manera, según Carmen Espinosa en su artículo ‘¿Qué es la arritmia sinusal?’, este trastorno se produce cuando el nodo sinoauricular, situado en la parte superior de la aurícula derecha del corazón, estimula el órgano haciendo que este lata rápidamente sin que exista razón alguna. “Las células del nodo sinoauricular envían señales eléctricas similares a impulsos nerviosos al tejido muscular auricular para que se contraiga. Las señales se transmiten por el nodo auriculoventricular (AV) a lo largo de las fibras a través del septo hasta el tejido del miocardio ventricular. Cuando se produce una alteración en el sistema eléctrico del corazón se produce arritmia”, señala la experta.

Se considera que hay una taquicardia sinusal cuando el latido del corazón es superior a las 100 pulsaciones por minuto. Cabe aclarar que el latido cardíaco normal es de 60 a 70 latidos por minuto.

Las arritmias en los niños:

Este trastorno también puede presentarse en los menores, incluso en etapas como la vida fetal, la infancia o la adolescencia según la Fundación Española del Corazón.

Adicional a esto, hay que tener en cuenta que el latido del corazón de los niños suele ser mayor que el de los adultos. De acuerdo con la fundación, los lactantes tienen de 120 a 160 latidos por minutos y los niños en edad preescolar entre 100 y 120 latidos por minuto.

En la infancia este trastorno, por lo general, no necesita de un tratamiento y permite a los niños llevar una vida normal. Aun así los menores pueden presentar algunas arritmias que necesitan tratamiento, por lo que es ideal consultar al médico antes de tomar cualquier decisión.

Entre las arritmias más comunes en los niños están:

  • La arritmia sinusal respiratoria: esta consiste en la aceleración y desaceleración gradual de la frecuencia cardíaca coincidiendo con la respiración. Es muy común en los preadolescentes y adolescentes, y por lo general no requiere tratamiento.
  • Extrasístoles: según la Fundación Española del Corazón, esta se presenta cuando hay latidos adelantados que se originan en un lugar diferente del habitual. Esta se puede reconocer como una pausa seguida de un latido más fuerte en el pecho o en la garganta, aunque no es habitual que presente algún síntoma. Se pueden detectar a través de un electrocardiograma.
  • Taquicardia supraventricular: este tipo de arritmia en los menores es poco habitual y si se presenta es de gran importancia. Consiste en un ritmo cardíaco elevado y en exceso.
  • Bloqueo aurículoventricular congénito: esta arritmia se presenta cuando el ritmo cardíaco es más bajo de lo normal.

Conocedores del tema aseguran que la arritmia puede presentarse en los niños por factores internos como una cadiomiopatía o una enfermedad congénita del corazón. De igual manera, señalan entre los factores infecciones, desequilibrios químicos y fiebre.

Para reconocer los síntomas de la arritmia en los niños es necesario tener en cuenta que estos dependerán de la edad y madurez del menor. Por ejemplo, los niños mayores pueden sentirse mareados o que su corazón late más fuerte. En los bebés y niños pequeños los padres pueden notar cambios como palidez, irritabilidad y poco apetito.

Otros síntomas son: debilidad, cansancio, palpitaciones, desmayos, dolor de pecho, sentir pausas entre los latidos.

Tratamiento de las arritmias:

Para tratar las arritmias existen varios tratamientos. Entre ellos:

  • Fármacos antiarrítmicos: estos son medicamentos que buscan reconducir el impulso eléctrico por los cauces normales. Los médicos suelen utilizar betabloqueantes, digoxina, antagonistas del calcio y amiodarona.
  • Cardioversión eléctrica: este tratamiento consiste en una descarga eléctrica instantánea de corriente continua al corazón y es capaz de eliminar las arritmias y recuperar el ritmo cardíaco normal del corazón. Suele utilizarse en los trastornos que ponen en riesgo la vida de los pacientes.
  • Ablación de los focos generadores de arritmias: aquí se suele localizar la red eléctrica alterada con un catéter dentro del corazón. Luego se aplican descargas de radiofrecuencia con el objetivo de destruir el foco de origen de la arritmia.
  • DAI: este es un marcapasos que detecta los cambios en el ritmo del corazón y produce descargas eléctricas.
  • Marcapasos: este es un sistema que contiene una batería que acumula energía eléctrica, un procesador que detecta la actividad del corazón y toma decisiones. Son útiles en los bloqueos cardíacos.

¿Como prevenir la arritmia?

Como toda enfermedad del corazón, para prevenirla es necesario llevar un estilo de vida saludable, como por ejemplo incrementar la actividad física, evitar fumar, mantener un peso saludable, llevar una dieta balanceada, dejar a un lado el estrés, no consumir cafeína, nicotina y alcohol y controlar los niveles de colesterol y presión sanguínea.

Otras enfermedades relacionadas:

Video explicativo sobre los síntomas de la arritmia:

Referencias y fuentes: