Saltar al contenido
Enfermedades.top

Leucemia: ¿Qué es, cuales son las causas y su tratamiento?

Leucemia: ¿Qué es, cuales son las causas y su tratamiento?
5 (100%) 8 votes

La leucemia es un tipo de cáncer que tiene su origen en las células encargadas de producir la sangre. Esta enfermedad se presenta en el cuerpo debido a una mutación o a un crecimiento desacelerado de las células sanguíneas, lo que interfiere en la producción de los tejidos que ayudan a que se produzca la sangre en el organismo.

En este artículo encontraréis información acerca de la leucemia, sus distintos tipos y opciones de tratamientos, Además, podréis conocer cuáles son sus principales síntomas y causas, si es genética, contagiosa, si tiene cura o es definitivamente mortal.

¿Qué es la leucemia?

La leucemia es un tipo de cáncer que tiene origen en las células primitivas que se encargan de producir la sangre, usualmente en los glóbulos blancos, pero también pueden llegarse a afectar otros tipos de células sanguíneas. Este tipo de enfermedad afecta directamente los tejidos que forman la sangre en el organismo, y en casos más graves puede llegar a dañar la médula ósea y el sistema linfático.

Si bien la leucemia está directamente involucrada con la sangre, también pueden terminar afectados la médula ósea y el sistema linfático, que hace parte del aparato circulatorio y se encarga de transportar la linfa hacia el corazón.

La leucemia es un cáncer que se produce en las células sanguíneas, y según se cree, aparece cuando estas adquieren mutaciones en el ADN, que es donde se almacena la información de cada célula y se dan las órdenes de funcionamiento, que en su caso es la de producir sangre para el organismo.

Las anomalías en las células les provoca un crecimiento acelerado que termina en divisiones entre ellas, lo que implica un deterioro de glóbulos blancos, que son los que se encargan de producir la sangre.

Con el avance de la enfermedad, las células anormales pueden llegar a desplazar a las células sanguíneas sanas de la médula, lo que se traduce en una disminución de la cantidad de plaquetas, glóbulos blancos y rojos sanos.

Los daños de la leucemia pueden ser muchos, desde propensión a infecciones y hematomas, hasta afectaciones en la médula ósea. Puede presentarse tanto en niños como en adultos y los tratamientos dependen de cada tipo de leucemia.

Enfermedad en la sangre

¿Cuales son sus causas?

Si bien las razones más frecuentes a la hora de entender las causas del origen de la leucemia son los cambios que se dan en las células, los científicos aún no tienen una respuesta exacta.

De acuerdo con informes médicos, este tipo de cáncer se genera a partir de una combinación de factores genéticos y ambientales.

¿Qué síntomas tiene y cómo se diagnostica?

Existen diversos tipos de leucemia y los síntomas pueden variar desde:

  • Fiebre alta con escalofríos
  • Fatiga constante
  • Debilidad
  • Pérdida de peso de forma repentina y sin razón aparente
  • Sangrados repentinos en la nariz
  • Sudoración excesiva (que se hace más recurrente en las noches)
  • Dolor en los huesos

Es importante aclarar que leucemia no hay una sola. Existen varios tipos, y, por ende, los síntomas que indican la presencia de esta enfermedad en una persona son muchos y corresponden a la clase de leucemia que pueda tener el paciente.

En casos más específicos, se puede encontrar que el paciente presente:

  • Ganglios linfáticos inflamados,
  • Agrandamiento del hígado o del bazo,
  • Surgimiento de pequeñas manchas rojas en la piel, a las que se le conoce como petequia

Como los síntomas de la leucemia son poco específicos y pueden ir desde debilidad general, hasta afectaciones serias en órganos como el hígado, no son fáciles de relacionar en primera instancia con el cáncer. Los especialistas de la salud detectan esta enfermedad usualmente a través de exámenes de sangre que indiquen positivo.

Tipos de leucemia:

Como se mencionó previamente, existen diversos tipos de leucemia, lo que obedece principalmente a que puede ser una enfermedad aguda (que crece con velocidad) o crónica (que crece paulatinamente).

Existen varios tipos de leucemia, los cuales varían según dos clasificaciones:

  • Leucemia aguda: de rápida evolución
  • Leucemia crónica: crece de forma más progresiva

Las clasificaciones principales de leucemia son:

  • La Linfoide y la Mieloide 
  • La leucemia de linfocitos grandes granulares
  • La leucemia agresiva de células NK, que principalmente la padecen adolescentes y jóvenes adultos.
  • La leucemia/ linfoma de células T del adulto, que es producida por el virus (HTLV-1) y su tratamiento exige de quimioterapia y trasplante de médula ósea.
  • La leucemia de células pilosas

Cada clase distinta de leucemia remite a un tipo diferente de tratamiento. Los especialistas de la salud tendrán en cuenta aspectos como si es de clasificación aguda o crónica, la edad de paciente, la fase de la enfermedad y su historia clínica a la hora de dar órdenes de tratamientos.

Leucemia linfática aguda

La leucemia linfática aguda o también conocida como leucemia linfoide aguda y leucemia linfoblástica aguda.

Es un tipo de cáncer que afecta principalmente los linfocitos, que son tipos de células inmunitarias que se producen en la médula ósea, por lo que esta clase de leucemia afecta profundamente esta parte del cuerpo.

Leucemia linfática crónica

La leucemia linfática crónica, conocida también como leucemia linfocítica crónica o bajo las siglas LLC, es un tipo de cáncer en la sangre que se genera a partir de un tipo de glóbulos blancos llamados linfocitos B (denominados también células B).

Estas células sanguíneas se encargan de combatir las infecciones al producir anticuerpos y atacar cuerpos extraños de forma directa, por lo que, al aparecer este tipo de cáncer en el organismo, el paciente puede llegar a experimentar ganglios linfáticos, hematomas que aparecen con facilidad y sin razón aparente y presentar fatiga repentina.

La leucemia linfática crónica como lo dice su nombre es de progresión lenta y generalmente suele presentarse en adultos de edad avanzada.

Leucemia mieloide aguda

La leucemia mieloide aguda es un tipo de cáncer en la sangre de rápida progresión, donde las células mieloides comienzan a crecer sin control y no permiten una producción regular de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, ya que interfieren en el proceso y como resultado, el paciente puede comenzar a experimentar infecciones recurrentes y aparición de hematomas.

Leucemia mieloide crónica

Por su parte, la leucemia de tipo mieloide crónica (LMC) es un tipo de cáncer en la sangre que afecta a las células que se encargan de producir la sangre. En este tipo de cáncer se presenta una proliferación alta de glóbulos blancos, que puede desencadenar trombocitosis y anemia.

El origen de la leucemia mieloide crónica tiene que ver con una mutación genética entre los cromosomas 9 y 22. Su avance es progresivo, pero no acelerado y se presenta principalmente en adultos.

Leucemia linfocitica aguda

La leucemia linfocítica aguda es un cáncer que tiene su origen en los glóbulos blancos, estos son los encargados de combatir las infecciones en el organismo. Este tipo de cáncer lleva a que se generen glóbulos blancos con alteraciones, los cuales reemplazan a las células sanguíneas sanas e interfieren en la producción de sangre y las funciones normales de esta.

La leucemia linfocítica aguda es el cáncer más común en niños y los síntomas incluyen fatiga, fiebre acompañada de escalofríos, hematomas y sangrado sin razón aparente, dolor en los huesos, entre otras.

Leucemia linfocitica cronica

La leucemia linfocítica crónica es un tipo de cáncer en la sangre, donde se producen desmesuradamente los linfocitos, glóbulos blancos que ayudan a combatir las infecciones que se producen en el organismo. En las personas con esta clase de leucemia, la médula ósea, donde se originan los glóbulos blancos, produce células sanguíneas con alteraciones, que terminan reemplazando a las sanas y complican las funciones normales y necesarias para la sangre.

Esta clase de leucemia es el segundo tipo más común de leucemia en adultos

Diagnóstico de la leucemia:

Primero, se debe aclarar que los síntomas de la leucemia son generales y dificultan determinar si se les puede atribuir el cáncer. En muchos casos, las personas pasan por alto síntomas tempranos, por lo que la forma mas cercana para determinar la presencia de la leucemia en el cuerpo es a través de los análisis de sangre que se piden para otra enfermedad.

El diagnóstico lo realiza un hematólogo u oncólogo, quien hace exámenes como la resonancia magnética, la hematología, la tomografía computarizada, el mielograma y la biopsia de la médula ósea, este último es de los más exactos para encontrar la leucemia debido a que este cáncer afecta directamente esta parte del cuerpo.

Tratamientos para la leucemia:

Luego de identificar el tipo de leucemia que padece el paciente, el profesional de la salud pasará a evaluar factores como la edad, la historia clínica y la fase de la enfermedad para determinar qué tratamiento es el más adecuado.

Existen varias opciones para tratar este tipo de cáncer:

  • La quimioterapia es una de las mas comunes y consiste en inyectar medicamentos en el paciente cerca de una vez por semana hasta cumplir con la dosis establecida.
  • La radioterapia, que es la aplicación de radiación en partes específicas del cuerpo.
  • La inmunoterapia, que funciona con la inyección intravenosa de sustancias que se unen a las células cancerígenas que ponen a trabajar los anticuerpos.
  • El trasplante de médula ósea, en casos más avanzados. Este último implica retirar una parte de la médula ósea de una persona sana y colocarla en un paciente enfermo para que así se pueda ocupar el lugar de las células malignas y se generen células sanguíneas sanas.

Cuando se trata de leucemias agudas, debe procurarse que el tratamiento se empiece lo antes posible para evitar que la enfermedad evolucione e intentar combatir los síntomas. Por su parte, para la leucemia crónica, caso en el que no se presentan síntomas necesariamente, el tratamiento en busca de una cura es más complejo, por lo que los especialistas de la salud recomiendan tratar esta clase de cáncer a lo largo de la vida para controlarlo.

Medicamentos para la leucemia

Uno de los tratamientos no quimioterapéuticos qué se emplean es:

  • El ATRA, que es una forma de vitamina A usada en las primeras fases del tratamiento. Se administra junto con quimioterapia o con trióxido de arsénico y en varios casos se utiliza en la parte final del tratamiento para evitar que la leucemia reaparezca.
  • El trióxido arsénico, por sus siglas ATO, también suele emplearse en algunos casos, sin embargo, su administración debe ser debidamente controlada por un especialista de la salud debido a que, en altas dosis, puede terminar siendo venenoso gracias a que es a base de arsénico.

La leucemia en los niños

Con los niños, la leucemia comienza ​​por problemas en la médula, donde las células anormales se acumulan, y, por ende, no permiten que se produzcan suficientes glóbulos rojos, glóbulos blancos ni plaquetas sanas.

Una alarma es cuando los ganglios linfáticos de los niños se inflaman constantemente, esto ocurre porque se está intentando combatir una infección, que en el caso de la leucemia es bastante común debido al deterioro en los glóbulos blancos, que son los que se encargan de atacar los cuerpos extraños y las infecciones. Si este es el caso, lo más aconsejable es realizar pruebas médicas y exámenes de sangre para descartar este tipo de cáncer u otra enfermedad grave a tiempo.

¿Se puede prevenir la Leucemia?

Si bien no hay razones o medidas exactas que llevan a que se genere leucemia en una persona, existen algunas cosas que, al evitarse, pueden mejorar su salud y ayudar a prevenir la llegada del cáncer. Por ejemplo, evitando el uso y el contacto con productos químicos, ya que, de acuerdo con especialistas, existe una relación directa entre varios componentes de origen químico y el cáncer.

¿Es terminal en todos los casos?

Para algunas personas, los tratamientos como la quimioterapia y radioterapia presentan grandes contribuciones y hacen posible que se elimine la leucemia de sus organismos. En otros casos, por ejemplo, si es un cáncer agudo y está avanzado, existirá una menor probabilidad de cura.

Finalmente, si se mantiene un control constante bajo el cuidado de un especialista de la salud, la persona podrá presentar mejoras, que en algunos casos llevan a la cura, pero en otros a la reaparición de la leucemia.

¿Es genética?

De acuerdo con especialistas, no es una enfermedad que se herede. No obstante, según estudios, hay condiciones como el Síndrome de Down, el Síndrome de Klinefelter, la Anemia de Fanconi, el Síndrome de Bloom, la Ataxia-telangiectasia y Neurofibromatosis que sí pueden ser de origen hereditario y terminar estando relacionados con la aparición de leucemia en el organismo.

Otras enfermedades relacionadas:

Video explicativo sobre la leucemia:

Referencias y fuentes: