Saltar al contenido
Enfermedades.top

Leucopenia: ¿Que es, cuales son los síntomas y su tratamiento?

Leucopenia
Leucopenia: ¿Que es, cuales son los síntomas y su tratamiento?
5 (100%) 1 vote

Leucopenia se refiere a la disminución en la cantidad de glóbulos blancos, también denomindados leucocitos, los cuales no son más que células encargadas de combatir el enfermedades que circulan en la sangre.

En este artículo explicamos que es la Leucopenia, cuales son los síntomas y las causas de esta enfermedad, y sus posibles tratamientos, así como su relación con otras enfermedades similares

¿Que es la Leucopenia?

La leucopenia, enfermedad en la que se evidencia una notoria disminución de los glóbulos blancos (o leucocitos), es un trastorno de la sangre que puede tener consecuencias importantes para el sistema inmunitario, debido a que la enfermedad expone al organismo a diferentes alergias e infecciones.

Se entiende que un paciente padece de leucopenia cuando su número de leucicitos totales se encuentra por debajo de entre 3.000 y 5.000 milímetros cúbicos (mm³).

Existen clasificaciones de leucopenia dependiendo del número de leucocitos presentes en el cuerpo humano, por ejemplo:

  • Neutropenia: (entre menos de 1.000 y 1.500mm³)
  • Linfopenia: (menos de 1.000mm³)
  • Eosionopenia: (menos de 50 /mm³)
  • Monocitopenia: (menos de 100 /mm³)

Se recomienda tratar la leucopenia con suplementos vitamínicos, especialmente si se trata de vitaminas del grupo B, esto con el fin de favorecer el funcionamiento de la médula ósea y garantizar la producción de más células sanguíneas.

Enfermedad en la sangre

¿Cuáles son las causas de la leucopenia?

La Leucopenia es producida por la ingesta de una serie de medicamentos y por diferentes enfermedades, causas que podemos describir brevemente:

  • Supresión o daño de la médula ósea: Se produce por la exposición a algunas toxinas o productos químicos, radioterapia, quimioterapiacontra el cáncer y algunos medicamentos. Los agentes causan disminución en la producción de todas las células de la médula ósea y esto conduce a leucopenia y anemia.
  • Enfermedades de la médula ósea: La médula ósea no produce suficiente glóbulos Blancos o produce selectivamente más de un tipo de glóbulos blancos, en estas condiciones, lo que lleva a la falta de otros tipos. Las causas incluyen leucemia, síndrome mielodisplásico, mielofibrosis, síndrome mieloproliferativo, deficiencia de folatos o vitamina B12 entre otros.
  • Diseminación tumoral a la médula ósea: Otra de las causas de leucopenia es el cáncer cuando se han diseminado a la médula ósea, como se ha visto en linfomas entre otros tipos de cáncer.
  • Trastornos autoinmunes: Esto ocurre normalmente cuando el cuerpo no reconoce sus propias células y comienza a atacarlas. En casos de leucopenia, los glóbulos Blancos del cuerpo son vistos como cuerpos extraños y son atacados, disminuyendo su cantidad en sangre. Esta condición se conoce como Lupus Eritematoso Sistemático(LES) o simplemente como Lupus.
  • Infecciones graves: Hay infecciones graves que agotan el cuerpo de glóbulos blancos y esto también puede conducir a la leucopenia. Se conoce como Sepsis.
  • Enfermedades del sistema inmunológico: Otras causas de leucopenia incluyen enfermedades del sistema inmunológico como el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), que destruyen los linfocitos T.
  • Hipersplenismo: Esta condición es causada por la ampliación de la función del bazo que destruye las células sanguíneas, lo que lleva a la leucopenia y la anemia.
  • Otras Enfermedades: Hay otras enfermedades tales como trastornos de la Glándula Tiroides, Anemia Aplásica, Infecciones Parasitarias, Artritis Reumatoide, Deficiencias Minerales de Zinc y Cobre, Deficiencias Vitamínicas, Malaria, Fiebre Tifoidea, Dengue, Gripe, Tuberculosis y Rickettsiosis entre otras.

También hay un número de fármacos responsables de las causas de leucopenia. Estos medicamentos pueden incluir:

  • Medicamentos antipsicóticos: como la Clozapina.
  • Medicamentos antiepilepticos: como la Lamotrigina y el Valproato sódico.
  • Medicamentos inmunosupresores: como Micofenolato Mofetil, Sirolimus y Ciclosporina utilizados en pacientes trasplantados.
  • Medicamentos para la esclerosis múltiple: como los Interferones, entre otros.
  • Medicamentos quimioterápicos: para el tratamiento del cáncer.
  • Tratamiento de adicción al Tabaquismo, tratamiento antidepresivo y antibióticos: como la Minociclina y el Bupropión también puede conducir a la Leucopenia.

La Leucopenia generada por los medicamentos es principalmente mediada por el propio sistema inmunológico. A diferencia de los fármacos para la quimioterapia contra el cáncer, que la generan por la supresión de la médula ósea.

La Leucopenia por sí sola no se considera un tipo de cáncer, sin embargo, es uno de los signos primarios que se encuentran en diferentes tipos de cáncer especialmente en los de origen hematológico.

¿Qué síntomas tiene la leucopenia?

Se debe de tener en cuenta que el origen de esta enfermedad obedece a síntomas que varían desde:

  • Malestar general
  • Cansancio
  • Debilidad
  • Sensación de mareo
  • Irritabilidad
  • Vértigo
  • Migrañas
  • Infecciones bacterianas
  • Fiebre
  • Inflamación en los ganglios
  • Neumonía
  • Estomatitis
  • Trompocitopenia
  • Abscesos hepáticos

Para corroborar que haya un padecimiento de la enfermedad, generalmente se hace un análisis de sangre que hace ver al médico que los leucocitos están bajos. De ese modo el profesional intentará esclarecer su causa, habitualmente mediante una punción aspiración de la médula del hueso, y a veces utilizando estudios radiológicos. Dependiendo de la causa se recomiendan tratamientos para combatir las infecciones o bloquear a la inmunidad.

Los síntomas de esta enfermedad se empiezan a notar cuando ya está en una etapa muy avanzada. Las defensas van flaqueando y el cuerpo empieza a recibir signos de: cambios de humor, fiebre, dolor de cabeza, cansancio extremo y fatiga.

Cuando los niveles tan bajos de leucocitos se mantienen, el sistema inmunitario crea fragilidad en las defensas y esto pasa a un ámbito clínico más delicado, en él podemos encontrar:

  • Anemia: Al no producir tantos glóbulos rojos como blancos, los tejidos se debilitan y crean anemia, la cual si no se cuida a tiempo, puede desarrollar una leucemia.
  • Alergias e infecciones: Al tener las defensas bajas, el sistema sanguíneo se daña y está más propenso a capturar diferentes alergias e infecciones, las cuales pueden convertirse en úlceras, e infecciones severas.

¿Quiénes están más en riesgo de padecer esta enfermedad?

Como la leucopenia expresa que tenemos pocos leucocitos en la sangre circulante, seguramente debido a que se fabrican mal, aquellas personas con problemas en la médula ósea causadas por quimioterapias agresivas o la exposición a radiaciones ionizantes tienen mayor probabilidad de padecer la enfermedad.

Otras veces la médula está dañada porque se llenó de células tumorales metástasicas en los huesos, o de tejido fibroso, también conocido como mielofibrosis.

¿Cómo detectar la Leucopenia leve? Pronóstico

Cuando se realiza un hemograma completo y obtenemos como resultado niveles de leucocitos por debajo de los 4.000 por milímetro cúbico de sangre, estamos ante la presencia de una Leucopenia.

Una leucopenia leve suele reflejarse ante la presencia de un nivel de glóbulos blancos inferior a las 3.500 por milímetro cúbico de sangre, y puede venir acompaña de síntomas como malestar general, debilidad, vértigo, migrañas y algunas infecciones bacterianas.

Existen distintas formas a las que el especialista médico puede recurrir para detectar una leucopenia leve, entre las que tenemos:

  • Examen físico: es posible que el médico encuentre alguna anomalía que indique la presencia de una leucopenia en el paciente, al palpar los ganglios o el bazo del mismo.
  • Hemograma completo: una analítica sanguínea puede revelar si existen valores normales o anormales de leucocitos en la sangre del paciente.
  • Aspiración de médula ósea: si el hemograma no es muy preciso, puede tomarse una muestra de la médula ósea del paciente, cuyo análisis puede revelar su buen o mal funcionamiento.
  • Biopsia de ganglios linfáticos: se puede extraer una muestra de tejido ganglionar para examinarlo y detectar anomalías en el paciente.

Es muy importante detectar a tiempo la leucopenia leveya que así pueden tomarse las medidas correctas que ayuden a evitar mayores complicaciones.

Tratamiento de la Leucopenia:

Dependiendo de la patología o enfermedad subyacente que haya desencadenado la leucopenia, se sabrá la complejidad del tratamiento para la enfermedad.

Teniendo en cuenta la condición del tratamiento así como su gravedad, pueden recetarse esteroides y suplementos con complejos vitamínicos, especialmente con vitaminas del grupo B, con el propósito de favorecer el funcionamiento de la médula ósea y garantizar la producción de más células sanguíneas.

Asimismo, los médicos suelen recomendar fármacos y medicamentos como el filgrastim o el pegfilgrastim o tratamientos con proteínas como la citoquina, que ayudan a regular la actividad celular. Además de esto, el especialista médico puede recetarle al paciente el uso de antibióticos o quimioterapia para reducir las complicaciones por causa de enfermedades infecciosas.

¿Es posible prevenirla?

Al igual que cualquier célula en nuestro cuerpo, es indispensable mantener unos valores de leucocitos dentro de los parámetros adecuados, ya que su disminución o aumento exagerados podrían traer graves complicaciones.

Además de ello, se aconseja tomar ciertas medidas preventivas y modificar los hábitos, adoptando unos más saludables:

  • Realizar ejercicio o actividad física frecuente para estimular el metabolismo del cuerpo.
  • Mantener una dieta saludable y balanceada, incluyendo muchas frutas y verduras, además de grandes cantidades de líquido, especialmente agua.
  • Prevenir lesiones o heridas que puedan incrementar el riesgo de contraer infecciones.
  • Evitar el contacto con personas infectadas para reducir la probabilidad de contagio.
  • Cuidar la higiene personal, especialmente de la boca y las zonas mucosas.
  • Dormir al menos 7 horas al día para estimular la recuperación del organismo, en lugar de reducir sus defensas.

Por supuesto, es recomendable acudir a un especialista médico que, mediante el análisis de un hemograma, identifique sí se trata o no de una leucopenia leve y administre el tratamiento adecuado para asegurar la salud del paciente.

Otras enfermedades relacionadas:

Video explicativo sobre la leucopenia:

Referencias y fuentes: