Saltar al contenido
Enfermedades.top

Enfermedades del Sistema Circulatorio

Sistema circulatorio

Las enfermedades del sistema circulatorio humano están ligadas al órgano del corazón, los vasos sanguíneos y el líquido circulante, que es la sangre. Este sistema puede ser afectado por numerosas enfermedades, unas más crónicas que otras.

Entre las más comunes se pueden encontrar, arritmia, insuficiencia cardíaca, hipertensión arterial, infección en la sangre o hasta leucemia. En este texto podrá encontrar una amplia explicación sobre la clasificación de enfermedades, los factores de riesgo y los métodos de prevención.

¿Qué es el sistema circulatorio?

El sistema circulatorio es aquel que tiene como función bombear, transportar, distribuir la sangre por todo el cuerpo y eliminar sus desechos metabólicos que se han de eliminar después por los riñones, la orina, y el aire exhalado en los pulmones.

Este tiene una estructura anatómica compuesta por el sistema cardiovascular y el sistema linfático. El primero es el que distribuye el oxígeno y los nutrientes a las células del cuerpo y está integrado por el corazón, que se constituye como el centro; los vasos sanguíneos que a su vez están conformados por arterias, venas y capilares.

El sistema linfático, de otro lado, es el sistema de transportes que se inicia en los tejidos corporales, pasa por los vasos y desemboca en la sangre

Las arterias transportan la sangre oxigenada desde el corazón hasta los tejidos del cuerpo, mientras que las venas llevan sangre poco oxigenada al corazón, que es una bomba muscular. Por su parte, los capilares son el lugar en el que se da el intercambio, entre la sangre y los tejidos, de nutrientes y gases.

Enfermedades más comunes del sistema circulatorio

Dentro del sistema circulatorio existen dos grupos de enfermedades:

  • Enfermedades de la sangre
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Enfermedades cerebrovasculares

A continuación presentamos las más comunes de cada una de ellas.

Enfermedades cardiovasculares más comunes

  • Infarto de miocardio: Coloquialmente conocido como infarto, aparece por un riego sanguíneo insuficiente debido a la obstrucción de una arteria.
  • insuficiencia cardiaca: Sucede cuando el corazón no es capaz de bombear suficiente sangre al resto del cuerpo.
  • Arritmia: Es una alteración del ritmo cardíaco que normalmente oscila entre 60 y 100 latidos por minuto.
  • Miocardiopatía: Es una afectación del músculo cardiaco, ya sea por una mala contracción, relajación o los dos al mismo tiempo.
  • Hipertensión arterial: Hipertensión es el término que se utiliza para describir la presión arterial alta. Esta es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre a su cuerpo.

Enfermedades de la sangre más comunes

  • Infección de la sangre: Septicemia, más conocida como infección en la sangre, es una infección   provocada por la presencia de bacterias en el torrente sanguíneo.
  • Hemoglobinopatía: Se trata de la producción anormal de la molécula de la hemoglobina. Es hereditario, se transmite de padres a hijos.
  • Agranulocitosis: El granulocito es un tipo de glóbulo blanco que se produce en la médula ósea     y viaja en la sangre de todo el cuerpo. Cuando el cuerpo tiene pocos granulocitos se llama agranulocitosis, hace más difícil para el cuerpo combatir contra los gérmenes.
  • Metahemoglobinemia: Es un trastorno sanguíneo en el que se produce una cantidad anormal de hemoglobina, lo que hace incapaz la liberación efectiva del oxígeno a los tejidos corporales.
  • Leucemia: Es un tipo de cáncer de los glóbulos blancos. En la leucemia, la médula ósea produce glóbulos blancos anormales que reemplazan a las células sanas.

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo que se asocian a una mayor probabilidad de enfermedades cardiovasculares y de la sangre se encuentran:

Factores no modificables:

  • Herencia genética
  • Edad
  • Género

Factores modificables:

  • Niveles altos de colesterol
  • Diabetes
  • Hipertensión arterial
  • Tabaquismo
  • Alcohol
  • Estrés
  • Sedentarismo
  • Obesidad

Cabe resaltar que entre mayores factores de riesgo se tengan, mayor es la probabilidad de desarrollar este tipo de enfermedades.

¿Cómo prevenirlas?

Los factores de riesgo que son modificables, es decir, que no son por herencia genética o la edad, pueden ser controlados por los pacientes con el fin de disminuir los riesgos de contraer algunas de las anteriores enfermedades.

Entre los hábitos saludables que se pueden incorporar a la rutina diaria  se encuentran:

  • Dedicar 30 minutos a ejercitar el cuerpo, bien sea caminar, trotar, bailar o desarrollar actividades al aire libre; lo importante es evitar el sedentarismo.
  • Evitar el cigarrillo o tabaco. Aún fumando poco se multiplica el riesgo de sufrir ataques cardiacos.
  • Hacer seguimiento y controlar el peso según la estatura y edad. Acuda al médico de cabecera para verificar que su Índice de Masa Coroporal se encuentren en los niveles adecuados.
  • Comprobar la presión arterial anualmente. Verifique que su tensión esté por debajo de 140/90 mmHg. Si ya ha sufrido de problemas cardiovasculares o renales, entonces su controles y medidas preventivas deben ser continuas.
  • Revisar los niveles de colesterol y glucosa. Acuda al médico, haga exámenes de rutina para evaluar que sus cifras de colesterol y glucosa no estén por encima de las saludables.
  • Acudir al médico con los antecedentes personales y familiares junto a los exámenes de rutina para evaluar el nivel de riesgo que se posee.
  • Aprender a manejar el estrés y la ansiedad. El aumento desmedido de tensión emocional es perjudicial para el corazón y la presión arterial.
  • Vigilar la grasa acumulada en el abdomen, ya que es peligrosa para el corazón. Mida su perímetro abdominal a nivel del ombligo, en la mujer debe estar por debajo de 88 centímetros y en los hombres por debajo de 102 centímetros.
  • Practicar una alimentación saludable y equilibrada. Una dieta cardiosaludable incluye, según los expertos, la combinación de frutas, verduras, hortalizas, pescados, carnes magras, cereales y lácteos desnatados. Además, debe existir una restricción saludable del uso de la sal, el azúcar y el acohol.
  • Si tiene sospechas de poseer algún riesgo o enfermedad del sistema circulatorio (de la sangre o el corazón) no dude en acudir al especialista quien le asignará los examenes correspondientes para verificar su estado de salud, y de ser necesario indicarle el tratamiento adecuado.

Otras secciones:

Conoce más acerca de las principales enfermedades del sistema circulatorio: